Etiquetas...

jueves, 18 de febrero de 2016

Cuenta 140 ("conferencias")



Imaginaba que era una personalidad, que todos esperaban ansiosos sus palabras. Cuando veía volar el primer avioncito, regresaba a la clase.

El anterior relato es finalista del Cuenta 140 de El Cultural de El Mundo.

A continuación os dejo todos los micros que presenté: 
  1. Bebió un sorbo de agua, abandonó el atril y se sentó entre el público. Él también estaba cansado.
  2. En cuanto volvió a casa, hizo añicos el espejo de su habitación.  No le advirtió que formulaba mal su hipótesis cuando ensayaba frente a él.
  3. Era la única que asentía ante sus afirmaciones. Al terminar la charla se acercó para agradecérselo y vio que llevaba unos auriculares.
  4. El público comenzó a abandonar la sala. Llevaba treinta minutos hablando sobre la improvisación y no había dejado de leer su discurso.
  5. Entre los ponentes: un Rex y un par de Velociraptores. Pensó que se había confundido de pastillas.
  6. A la media hora de conferencia, el auditorio se quedó dormido. Despertaron siendo bebés que aún no habían abandonado el útero de sus madres.
  7. Llevaba a sus espaldas más de treinta conferencias sobre la soledad, todas canceladas por nula asistencia de público.
  8. Habló sobre el tipo de interés, el riesgo fijo, el variable, la deuda y el valor de una acción en una conferencia sobre infidelidades.
  9. Al terminar la charla sobre  justicia social, todos, a excepción del conferenciante, fueron a cenar al comedor benéfico.
  10. Aunque estaban divorciados, mamá seguía yendo a todas las conferencias que daba la nueva mujer de papá.
  11. A los diez minutos argumentando sobre los riesgos de Internet, comenzaron a aparecer fotos de él desnudo. La vídeoconferencia se hizo viral.
  12. El organizador prohibió al ponente que rebasara el tiempo establecido: exacto al álbum de Springsteen que sonaría por sus auriculares.
  13. Se acercó al atril para susurrarle: “A mí ya me has convencido. ¿Te vienes?”.
  14. En cuanto el conferenciante ocupó su lugar, el público se dio la vuelta. De espaldas a éste, se sucedieron los selfies.
  15. Tras terminar su discurso, el escritor se mostró atónito. Todas las preguntas iban dirigidas al futbolista sentado entre el público.
  16. Dos tipos con el coche en marcha lo esperaban en la puerta. (Lo sabía). Por eso no hacía más que alargar el turno de preguntas.
  17. Perdió su fama de reputado astrónomo cuando salió disfrazado de pitufo para hablar sobre la exploración de los cuerpos celestes.
  18. Con ochenta y cinco años seguía impartiendo charlas sobre sueños y metas de los adolescentes a personas de la tercera juventud.
  19. Entró en la sala, agachó la cabeza y se fue a la última fila. Era el único hombre que había asistido a la conferencia anti machismo.
  20. De lunes a sábado, trabajaba de 7:30 a 21:00 horas. Los domingos impartía conferencias sobre la conciliación de la vida familiar.
  21. Entraron en fila india. Tras escucharlo hablar, abandonaron el auditorio en estampida.
  22. Nada más pisar la tarima, el público comenzó a aplaudir enfervorizado. Después de una hora, aún seguían. Se tuvo que ir sin hablar.
  23. Se sentó, miró al público, los contó sin mediar palabra, uno a uno, y se fue. Todos comprendieron el título de la charla: “Somos números”.
  24. Todos esperaban ansiosos el cuestionario de evaluación final. El conferenciante arguyó otra nueva excusa: “Me los he dejado en casa”.
  25. Primero fue el joven con perilla de la quinta fila. Le siguió la rubia de la sexta. Al minuto, todo el público tosía. Y él seguía hablando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario