Etiquetas...

lunes, 4 de enero de 2016

Cuenta 140 ("apretón de manos")

  1. Esperaba el resultado de unas pruebas. En cuanto entró en la consulta, notó que el médico le daba la mano de forma diferente a la habitual.
  2. Era un examen dificilísimo. Presagiaba que nadie aprobaría. Le llamó la atención que todos los alumnos le dieran la mano al terminar.
  3. Desconocía quién era esa muchacha que le tendía su mano. Nada más dársela, comenzaron a volar entre la gente sin que nadie los viera.
Los anteriores microrrelatos resultaron finalistas del Cuenta 140 de El Cultural de El Mundo en la semana dedicada al "apretón de manos". Mi agradecimiento a Juan Paricio Belmonte y mi enhorabuena al ganador: Joaquín Valls Arnau.

Otros micros que presenté con menos suerte fueron:
  1. Aunque estaba sin aire, no podía dejar de pensar cómo aquel tipo que le había dado la mano blanda era capaz de apretar tan fuerte su cuello.
  2. Engancharon sus manos, dieron un paso adelante y saltaron. Cuando los encontraron en el suelo, aún seguían unidos por las puntas de sus dedos.
  3. En cuanto los presentaron, prefirieron obviar el apretón de manos. Empezaron con un beso y continuaron con un cuerpo a cuerpo.
  4. Apretaron sus manos y formaron un corro para no dejarlo salir; pero se hizo de noche.
  5. Para celebrar su acuerdo, bailaron una sardana. El presidente se situó entre sus dos socios de gobierno. Uno apretaba la mano y otro no.
  6. Nadie podía intuir que con ese apretón de manos acaban de sincronizar sus líneas de la vida para siempre.
  7. El árbitro suspendió el partido antes de empezar. Los capitanes de los dos equipos rivales llevaban cinco minutos de apretón de manos.
  8. Cuando el sacerdote dijo: “Puedes besar a la novia”, sólo se atrevió a darle un apretón de manos. Su suegro miraba de reojo.
  9. El sicario daba siempre un fuerte apretón de manos a su próxima víctima. Cuando se lo dio a él, le hizo sentir otro tipo de apretón.
  10. Sospecharon que subirían las tarifas cuando vieron a los dueños de las dos únicas empresas del sector estrechando sus manos.
  11. Cuando iba solo, le negaba el saludo. Si lo acompañaba su bella esposa, le daba un caluroso apretón de manos.
  12. El teatro estaba lleno y ellos, entre el público. Cuando su hijo empezó a bailar, estrecharon sus manos y lloraron (a pesar de ser ciegos).
  13. Tras el terremoto, quedaron apresados entre los escombros. El condenado intentó liberar a su verdugo, pero éste se negó a darle la mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario