Etiquetas...

lunes, 11 de enero de 2016

Cuenta 140 ("año nuevo")


Cuando terminaron las campanadas, de la tele surgió un genio que les dijo: “No os hagáis ilusiones. Vengo para cumplir los deseos de otros”.

El siguiente microrrelato resultó finalista del Cuenta 140 de El Cultural de El Mundo en la semana dedicada al "año nuevo".
Mi agradecimiento a Juan Aparicio Belmonte y a la revista.

Otros microrrelatos que corrieron peor suerte fueron:
  1. Tras la última visita al especialista, cada noche, a las 12 en punto, celebraba la llegada de un día nuevo. En Nochevieja hizo lo mismo.
  2. Cuando le dieron las doce uvas, sintió un mal presentimiento. Él las quería con piel y aquellas parecían haberlas pelado con una guadaña.
  3. Lo iban a fusilar tras sonar las doce campanadas. Nadie contaba con que se cumpliría su deseo de año nuevo.
  4. Consiguió escapar por un agujero de gusano que lo condujo hasta el planeta donde se materializaron todos sus deseos de años nuevos.
  5. Tras  dar las doce campanadas, sus acompañantes se transformaron en osos panda. Lo del interior de las uvas que tomó no eran pepitas.
  6. Para que se cumplieran, escribían sus deseos en papeles que quemaban durante las campanadas. Esa noche, lo hicieron en sus móviles.
  7. Me reuní con un grupo de amigos para celebrar la Nochevieja. A las 23:59 se fue la luz. A las 00:01 volvió. Sólo quedaba yo.
  8. El último hombre sobre La Tierra pidió, para año nuevo, no estar solo. Y se cumplió: Su acompañante se presentó guadaña en mano.
  9. Tras las campanadas, llegaban los abrazos que él siempre rehuía, pero esa noche, estando invitada la amiga de su hermana, decidió quedarse.
  10. Apareció de improviso para felicitarme el año nuevo. Tenía una especial habilidad para que se cumplieran mis pesadillas.
  11. A pesar de ser muy costosa, la cena fue excesivamente frugal. Todos los comensales se terminaron las uvas antes de la tercera campanada.
  12. En cuanto sonaron las campanadas, se puso muy contento. Cada año alternaba y éste tocaba tener como propósitos los contrarios del anterior.
  13. A los cinco minutos de la entrada de año ya se habían cumplido muchos de sus deseos y ninguno de los que la acompañaban.
  14. Intuyó que todo seguiría igual cuando el primer lunes del año, después de almorzar, puso la tele y vio a Jordi Hurtado.
  15. Redujo sus metas para año nuevo en cuanto miró su reloj y observó que marcaba el mismo ritmo.
  16. Prometió empezar un régimen estricto en el siguiente año nuevo. Por suerte para él, vivía en la estación espacial de Saturno.
  17. Aunque estaba de guardia, fue una de las entradas de año más felices que recordaba: por fin tenía trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario