Etiquetas...

sábado, 12 de diciembre de 2015

V Edición del concurso literario “Historias de una Botella” (noviembre de 2014)


Música
Mi padre adoraba la noche de los viernes, en especial ese momento en el que tomaba conciencia de que al día siguiente era sábado y no tenía que madrugar, ni mucho menos trabajar.  Mientras nos preparaba la cena, se servía una copa de vino para celebrar el comienzo del fin de semana.  Lo recuerdo como si fuese ayer, con los ojos cerrados, saboreando el tinto, durante unos intensos segundos, hasta que lo ingería y manifestaba la placidez de la felicidad con el aliento que precedía a su sonrisa.  Inmediatamente después, proclamaba su sorpresa y asombro, afirmando que las notas de las contraetiquetas de las botellas nunca reflejaban toda la información que podían transmitir las catas: “Vista…, nariz…, boca… ¡Acabo de escuchar la novena de Beethoven…! ¿Dónde está el oído?” Lo recuerdo como si lo estuviera diciendo ahora mismo.  Está claro que llevaba razón.  Es viernes y preparo la cena para mi familia con un Cabernet-Merlot como ayudante.  De fondo, el Adagietto de la quinta de Mahler.


Este microrrelato quedó en 2º lugar en este concurso convocado por Vináliti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario