Etiquetas...

jueves, 6 de junio de 2019

VII Certamen Internacional de Microrrelatos "Cardenal Mendoza"


Materiales de una relación

Al principio, nuestro amor era de papel: hacíamos con él papiroflexia y construíamos avioncitos para volar por guiones de cortometrajes con finales felices. No sabemos cómo se hizo de plástico.  Éste es un componente que el tiempo casi no puede corromper, pero es artificial, falso. Así que preferimos transformarlo en cristal, diáfano, aunque muy frágil. Pronto nos pareció una botella de brandy jerezano que nos hizo pasar, de nuevo, grandes momentos, hasta que se quedó vacía… Tú te sentiste náufraga y una mañana te fuiste, llevándotela contigo. Pero no le introdujiste una carta y la lanzaste al mar, sino que la tiraste directamente a la basura. Aún dudo si en el contenedor de orgánica o en el del vidrio, para reciclarla.

Este microrrelato fue el ganador del VII Certamen Internacional de Microrrelatos "Cardenal Mendoza". Muchísimas gracias al jurado por la enorme alegría que me dieron, así como a las bodegas Sánchez Romate por el magnífico premio.
Aprovecho también para felicitar a Nicolás Rodríguez Sanabria, a Ignacio Elguero y a Joan Graell Piqué por el segundo, el tercero y la mención Cardenal Mendoza Non Plus Ultra, respectivamente.

https://www.cardenalmendoza.com/es/blog/fallo-del-vii-certamen-internacional-de-microrrelatos-cardenal-mendozahttps://www.cardenalmendoza.com/es/blog/fallo-del-vii-certamen-internacional-de-microrrelatos-cardenal-mendoza

https://www.diariosur.es/culturas/libros/malagueno-gabriel-perez-20181103002353-nt.html

https://www.vinetur.com/2018102948608/el-autor-malagueno-gabriel-perez-martinez-gana-el-vii-certamen-de-microrrelatos-cardenal-mendoza.html

https://www.diariodejerez.es/ocio/premio-cardenal-mendoza-gabriel-perez_0_1297670652.html

VI Concurso de microrrelatos de la San Silvestre Salmantina



A mar
Al comienzo de la carrera, Maica y yo somos dos olas que se deslizan ingrávidas para romper tras la orilla de la salida. Luego, en busca del horizonte. Y las olas las constituyen miles de pequeñas gotas de agua como las que forman las nubes. Nos encontramos en una que el viento mueve veloz, hasta que el cansancio aparece. Y la sensación de ingravidez, que antes nos hacía flotar donde renacen otros corredores, se eclipsa como la luz en el fondo de un pozo. A pocos kilómetros de la meta, debajo de nosotros, hay una cordillera de picos afilados, fríos, de las dimensiones de una galaxia. E, irremediablemente, nos despeñamos cuando empieza a llover. O mejor, volamos.


Este microrrelato que presenté al VI Concurso de microrrelatos de la San Silvestre Salmantina resultó seleccionado para su publicación en la revista. Muchas gracias al Jurado y vaya mi felicitación para Ánder Balzategui, Patricia Collazo y Modes Lobato, ganadores del primer, segundo y tercer premio, respectivamente.




http://www.sansilvestresalmantina.com/concurso-micro-relatos.php
http://www.sansilvestresalmantina.com/revistas-sansil/files/revista2018.pdf


Hierro (símbolo químico: fe)




Hierro (símbolo químico: fe)

Mis éxitos caben en una pequeña cajita de música que repite la misma melodía.
Mis fracasos, sin embargo, tienen el tamaño del Coloso de Rodas, aunque con las piernas cerradas, lo que me impide llegar a puerto y corro el riesgo de ahogarme. Vuelan de forma aleatoria según soplan mis recuerdos. Son de hierro macizo, como esta ingente figura del Dios del Sol. Se mueven veloces, descontrolados, y podrían aplastarme si me dejo vencer. Pero es en el silencio de la noche cuando la almohada me convence de que si los miras desde lejos parecen lentejas. Y con mis sueños me las como.


El anterior microrrelato fue seleccionado en el VI CONCURSO NACIONAL ‹‹TONO ESCOBEDO›› DE RELATOS BREVES "Las 7 maravillas del mundo" para su publicación. 
El ganador absoluto fue Javier Palanca. Vaya mi enhorabuena para él y para Ángel Sáiz, que resultó vencedor en la categoría "El Faro de Alejandría".


Wonderland 2018


Han pasado meses desde que el concurso de microrrelatos del Wonderland de Ràdio 4 de mi admirada Rosa Gil se canceló. Ojalá ambos vuelvan pronto...

Comparto en esta entrada los microrrelatos que escribí y resultaron finalistas en una temporada que, desgraciadamente, terminó en noviembre. Dejo, también, enlaces al blog del programa para que podáis leer los microrrelatos de compañeras y compañeros de quienes intento aprender.


FILTRADO
El asesino implacable, tras cometer otro crimen, se transforma en un hombre de hielo. Por suerte para él y por desgracia para  los habitantes de la ciudad, es invierno y las temperaturas presagian una nueva glaciación. De un golpe seco en la nuca con su puño, pesado como un iceberg, asesina a un padre en un parque solitario mientras el hijo, subido a un tobogán, lo ve todo.  El niño baja, acorrala al depravado asesino, coge unas ramas secas y les prende fuego. Lo derrite. Se forma un charco de grandes dimensiones y se lo bebe. No tarda en orinarlo.


ÁRBOLES
Por mi trabajo de jardinera, siempre llevaba barro en las botas, tanto que los meses que te fuiste por trabajo, no quise barrer la casa para que la tierra cubriera el suelo. Creció entonces un roble en el cuarto del niño y en el nuestro, una higuera. Yo te esperaba subida a sus ramas mientras nuestro hijo dormía. Llegó el otoño y entraron cumulonimbos por el teléfono. Estuvo lloviendo durante dos semanas y perdieron sus pétalos las begonias del salón. Llegaste en diciembre. Nos encantó que aparecieras con un árbol de Navidad, aunque olieras a perfume. Pero era de plástico.


CORPORE SANO
El niño escucha un aullido a sus espaldas mientras camina solo por el bosque. Asustado, echa a correr y no ve el pozo que se hunde entre la hierba. Cae cinco metros sin lastimarse. Levanta la cabeza y admira el círculo de luz que está convencido de alcanzar en cuanto Dios lo ayude. Reza tres padrenuestros cuando el cubo que se encuentra fuera se desprende hasta sus brazos. Agarra la cuerda. Está bien sujeta y sólo tiene que escalar a través de ella para salir, pero así como saca un diez en Religión, nunca le había interesado la Educación Física.


Pruebas

Una mañana, entró en mi consulta. Venía a que le recetara unas gotas para la rinitis, pero al darle la mano para despedirnos, noté unas rápidas pulsaciones y le prescribí un ecocardiograma y un tac abdominal. Telefoneé a una clínica donde los hacían, consiguiéndole una cita para esa tarde. Al día siguiente, volvió a verme. Apareció coincidiendo con la puesta de sol. Se sentó al otro lado de la mesa. Me entregó las pruebas. Estaba temblorosa. Yo, también. Debía cerciorarme de si en su corazón había sitio para mí o, por el contrario, ya era una piedra en su riñón.

(Este último microrrelato resultó ganador el último día de concurso). 

http://www.rtve.es/alacarta/audios/wonderland/wonderland-3-novembre-2018/4818683/# (Desde el minuto 33, más o menos, podéis escuchar el relato narrado por mí).

Cuenta 140 - Microrrelato 2018



En la edición semestral del concurso de microrrelatos del Cuenta 140 (de El Cultural de El Mundo) de esta temporada, tuve la suerte de ganar en las siguientes ocasiones:

Tema: Vampiros emocionales
Microrrelato:
Vivía feliz, ajeno a que la policía lo estaba investigando: su nombre aparecía en más de una docena de notas de suicidio.

Tema: El café
Microrrelato:
Llegaba apurado a la exposición: aún le faltaba por hacer un cuadro. Se levantó temprano, se preparó un café y lo tiró sobre el lienzo.

Tema: La amistad
Microrrelato:
Tras cumplir condena por un delito no cometido, abandonó la cárcel y fue a casa de su amigo, que lo abrazó repitiendo: “Gracias, gracias”.

Tema: El humo
Microrrelato:
Cuando vio que estaba nevando, corrió a su casa para hacer un muñeco de nieve con sus padres. A escasos metros, los copos ya eran pavesas.

Tema: La jactancia
Microrrelato:
Cuando el enorme meteoro estaba a punto de chocar contra la Tierra, apuntó hacia el cielo con su tirachinas.



Os dejo, a continuación, los comentarios de Juan Aparicio Belmonte, escritor que dirige este concurso y al que le estoy muy agradecido.















miércoles, 27 de junio de 2018

Wonderland (16/06/2018)


EN BUSCA DE UN MOTIVO
-¿Sabes? La gente segura me da miedo… Se cree en posesión de la verdad y no hay una única verdad, sino muchas. Además, ¿cómo puede considerarse una virtud no dudar? Lo inteligente es poner en tela de juicio todo lo que nos cuentan. Por ejemplo, si el presidente del país nos pidiera ir a la guerra, intentaría convencernos de que nuestros enemigos son gente horrible, pero también tienen hijos, esposa,…  ¿Tú tienes familia?
El interlocutor, que parece estar rezando, niega con la cabeza de forma repetitiva. A renglón seguido, el sicario le pega un tiro en la nuca. Sin titubeos.

Este microrrelato fue finalista del Wonderland del 16 de junio. Vaya mi felicitación a los otros compañeros finalistas y  mi enhorabuena para Javier Puchades, ganador.

Wonderland (26/05/18)


EL CÍRCULO
Empieza a hacer calor. Al sacar su ropa de verano, Lucas determina que no le gusta. Pero Lucas es un joven con inquietudes sociales, se dirige a una ONG y la dona. Los voluntarios la empaquetan. Se la entregan a Pedro, cooperante que en una semana se va a Bangladesh. Tras un viaje de quince horas y media, Pedro llega a un barrio de chabolas de Daca. Allí, reparte las prendas de Lucas a Kamil, un hombre risueño que las acepta con gratitud. A la mañana siguiente, Kamil acude a trabajar a la fábrica donde confeccionaron la ropa de Lucas.


El pasado 26 de mayo tuve la suerte de estar en la Macroquedada Microrrelatista de Sevilla y participar en el programa especial del Wonderland que se emitió con motivo de este evento, ya que "El círculo" resultó ganador semanal. Fue una experiencia fantástica, sobre todo poder compartirla con Pablo Núñez, Pilar Alejos, Mei Morán, Belén Sáenz, Elisa de Armas, Eduardo Martos, Rocío de Juan, Ezequiel Barranco y, por supuesto, con Rosa Gil y Jordi Muñoz, a los que siempre estaré agradecidos por el apoyo prestado desde que me aventuré en esta maravillosa obsesión de escribir microrrelatos.
Aprovecho, también, para felicitar a Ángel Sáiz, Josep María Arnau, Pilar Alejos, Antonio Diego Araújo, Juan Carlos Ferrer y a Pablo Núñez por sus relatos finalistas.

viernes, 18 de mayo de 2018

II Concurso de Microrrelatos La Radio en Colectivo / Valencia Escribe (mes de febrero)


Amor accidental

En realidad, no nos conocíamos, pero dormidos compartíamos sueño.

La primera vez que nos vimos despiertos, nos cruzamos en las rampas mecánicas de un centro comercial. Salté la baranda. Dije su nombre. Ella, el mío. Fuimos a mi casa, hicimos el amor y al día siguiente me mudé a vivir con ella. Por la noche, en fase REM, seguíamos compartiendo sueño. Durante el día, desvelados, la convivencia fue un tumor, inicialmente benigno, que derivó en metástasis.

Discutíamos cuando invadí el carril contrario. Pudimos haber muerto, pero sobrevivimos. Ahora estamos bien. Nuestro sueño es continuo y ninguno quiere salir del coma.




El anterior microrrelato fue finalista del mes de febrero del II Concurso de Microrrelatos La Radio en Colectivo. Muchas gracias, Valencia Escribe
Ganó Inmaculada Sastre. ¡Enhorabuena!

http://www.ivoox.com/radio-en-colectivo-15-3-18-audios-mp3_rf_24562488_1.html

lunes, 14 de mayo de 2018

Wonderland (12-05-18, 05-05-18, 21-04-18, 24-03-18 y 17-03-18)



SHOW MUST GO ON 
Han ensayado la canción durante todo el curso, con más insistencia en junio, y suben al escenario para dedicársela a sus familias.
La profesora los distribuye en dos filas. Suenan los primeros acordes y el pelirrojito situado en el centro, delante, comienza a llorar. Los demás se callan, lo miran, se miran y se contagian. Los padres, frente a ellos, bailan, sonríen y dan palmas para animarlos. El único niño que no derrama una lágrima es el pequeñito muy pálido que está en la esquina... Es una alegría abandonar un rato el hospital. Su madre es la única que llora.

DE CÓMO HAY COSAS QUE NO SE OLVIDAN
Aquellos rostros sin forma pretérita, vacíos de futuro en mi mirada, ahora tienen rasgos marcados. Se parecen a mis hijas, a mi mujer, a mis padres... Tienen la risa de mis amigos cuando volvemos a encontrarnos. Y lloran sobre charcos de pentotal sódico.
El espejo los muestra a un lado, a otro y detrás de mí.  No hablan, pero gritan al oír los truenos. Los veo como no los vi aquel día de tormenta cerrada que tiñó de rojo los campos de arroz. Los veo y escucho mientras mis balas cobran vida y su reflejo se apaga hasta hacerme desaparecer.

NO SÓLO EN FLORENCIA
El comisario llega a la escena del crimen. Sus hombres no han querido tocar nada. Junto al fallecido, encuentra un arco de Perlman, púas de Metheny, de Harrison y cientos de corcheas y fusas en los bolsillos de su pantalón. Se pone en cuclillas. Agarra a la víctima del hombro y lo gira lentamente, como si fuera de arena y pudiera desmoronarse. Las mejillas están manchadas de naranja y amarillo. Bajo el torso, pinceles de Van Gogh, Macke y Hopper. Aún huele a gas. Entre las costillas, adentrándose en el corazón del cadáver, los últimos versos de “Amor”. Maldito Bukowski.

PARQUE DE ATRACCIONES
De pequeño, vivía en un tiovivo que no quería abandonar. Llegó la adolescencia. Me obligaron a bajarme. Enfadado, probé varias montañas rusas. Me enamoré de María. Nos casamos. A los pocos años, vinieron Nuria y Juan. Todo iba perfecto hasta que nos vimos encerrados en una noria que giraba de forma tediosa. Conocí a Lidia. Subí al Enterprise, pero sólo logré dar vueltas a más velocidad. Mareado, quise volver con María para montarnos en el trenecito que recorría el parque. Cuando supe que me había olvidado, estaba en el pasaje del terror. Busco una salida. No será la caída libre. 

REMORDIMIENTOS
Sus actos truncaron su camino hacia el nirvana, pero no fue consciente de ello hasta unas horas antes de morir. Quizás porque el miedo, aunque destruye, también nos hace vulnerables. 
Antes de que se lo llevaran para el cadalso, conoció por vez primera la angustia del arrepentimiento.  Rompió a llorar. Pidió perdón a los familiares de sus víctimas mientras le ajustaban la soga al cuello.
Recuperó la fe y encontró la paz al creer que se reencarnaría en una hormiga o un pez minúsculo -ambos carecían de memoria-. Lo hizo en un elefante que recordaba con detalle su vida anterior. 


Los siguientes microrrelatos fueron finalistas del Wonderland de Radio 4 (RNE) en las fechas indicadas en el título de esta entrada (en el mismo orden que aparecen). Felicidades a Enrique Mochón, Javier Puchades, Lola Sanabria, Mei Morán y Belén Sáenz, ganadores de cada una de esas semanas y vaya mi agradecimiento para Rosa Gil y los profesores de la Escuela de Escritura del Ateneo Barcelonés.

http://blog.rtve.es/wonderland/2018/05/una-mirada-negativa-puede-convertirse-en-positiva.html
http://blog.rtve.es/wonderland/2018/05/la-fr%C3%A1gil-barrera-curativa-entre-la-vida-y-la-muerte.html
http://blog.rtve.es/wonderland/2018/04/agotamiento-sentimental-y-malas-interpretaciones.html
http://blog.rtve.es/wonderland/2018/03/las-cosas-no-pasan-por-qu%C3%A9-s%C3%AD.html
http://blog.rtve.es/wonderland/2018/03/cada-vez-cuesta-m%C3%A1s-cumplir-los-sue%C3%B1os-m%C3%A1s-sencillos.html

Radio Castellón (16-03-18 y 23-03-18)



El tratamiento

Mientras soñaba con un dinosaurio, se cayó de la cama. Tras golpearse con la esquina de la mesilla de noche, se abrió una brecha en la frente y su sangre salió negra. Asustada, fue a urgencias. El médico que la atendió vio que era tinta y ordenó su ingreso inmediato en la Biblioteca Municipal.  Allí, la sometieron a un exhaustivo estudio sobre géneros literarios y decidieron facilitarle libros de relatos, folios en blanco y una jeringa que funcionaba como pluma: era una escritora principiante, pero corrían por sus venas muchas historias breves propias con las que desangrarse.




Viento contra gravedad

Soy incapaz de asomarme a un precipicio. No por el vértigo, sino porque me entran unas ganas incontenibles de sentirme aire.
Dicen que tras golpearse contra el suelo, el tiempo que permanece uno vivo es tan efímero que no sufre dolor… Eso queda para quienes te aman.


Los anteriores microrrelatos fueron los ganadores del concurso semanal de microrrelatos de La Ser de Castellón. El primero debía contener la frase "Era una escritora principiante". El segundo: "Tras golpearse".
Vaya mi agradecimiento para Alberto Suárez y la librería Argot.