Etiquetas...

miércoles, 27 de junio de 2018

Wonderland (16/06/2018)


EN BUSCA DE UN MOTIVO
-¿Sabes? La gente segura me da miedo… Se cree en posesión de la verdad y no hay una única verdad, sino muchas. Además, ¿cómo puede considerarse una virtud no dudar? Lo inteligente es poner en tela de juicio todo lo que nos cuentan. Por ejemplo, si el presidente del país nos pidiera ir a la guerra, intentaría convencernos de que nuestros enemigos son gente horrible, pero también tienen hijos, esposa,…  ¿Tú tienes familia?
El interlocutor, que parece estar rezando, niega con la cabeza de forma repetitiva. A renglón seguido, el sicario le pega un tiro en la nuca. Sin titubeos.

Este microrrelato fue finalista del Wonderland del 16 de junio. Vaya mi felicitación a los otros compañeros finalistas y  mi enhorabuena para Javier Puchades, ganador.

Wonderland (26/05/18)


EL CÍRCULO
Empieza a hacer calor. Al sacar su ropa de verano, Lucas determina que no le gusta. Pero Lucas es un joven con inquietudes sociales, se dirige a una ONG y la dona. Los voluntarios la empaquetan. Se la entregan a Pedro, cooperante que en una semana se va a Bangladesh. Tras un viaje de quince horas y media, Pedro llega a un barrio de chabolas de Daca. Allí, reparte las prendas de Lucas a Kamil, un hombre risueño que las acepta con gratitud. A la mañana siguiente, Kamil acude a trabajar a la fábrica donde confeccionaron la ropa de Lucas.


El pasado 26 de mayo tuve la suerte de estar en la Macroquedada Microrrelatista de Sevilla y participar en el programa especial del Wonderland que se emitió con motivo de este evento, ya que "El círculo" resultó ganador semanal. Fue una experiencia fantástica, sobre todo poder compartirla con Pablo Núñez, Pilar Alejos, Mei Morán, Belén Sáenz, Elisa de Armas, Eduardo Martos, Rocío de Juan, Ezequiel Barranco y, por supuesto, con Rosa Gil y Jordi Muñoz, a los que siempre estaré agradecidos por el apoyo prestado desde que me aventuré en esta maravillosa obsesión de escribir microrrelatos.
Aprovecho, también, para felicitar a Ángel Sáiz, Josep María Arnau, Pilar Alejos, Antonio Diego Araújo, Juan Carlos Ferrer y a Pablo Núñez por sus relatos finalistas.

viernes, 18 de mayo de 2018

II Concurso de Microrrelatos La Radio en Colectivo / Valencia Escribe (mes de febrero)


Amor accidental

En realidad, no nos conocíamos, pero dormidos compartíamos sueño.

La primera vez que nos vimos despiertos, nos cruzamos en las rampas mecánicas de un centro comercial. Salté la baranda. Dije su nombre. Ella, el mío. Fuimos a mi casa, hicimos el amor y al día siguiente me mudé a vivir con ella. Por la noche, en fase REM, seguíamos compartiendo sueño. Durante el día, desvelados, la convivencia fue un tumor, inicialmente benigno, que derivó en metástasis.

Discutíamos cuando invadí el carril contrario. Pudimos haber muerto, pero sobrevivimos. Ahora estamos bien. Nuestro sueño es continuo y ninguno quiere salir del coma.




El anterior microrrelato fue finalista del mes de febrero del II Concurso de Microrrelatos La Radio en Colectivo. Muchas gracias, Valencia Escribe
Ganó Inmaculada Sastre. ¡Enhorabuena!

http://www.ivoox.com/radio-en-colectivo-15-3-18-audios-mp3_rf_24562488_1.html

lunes, 14 de mayo de 2018

Wonderland (12-05-18, 05-05-18, 21-04-18, 24-03-18 y 17-03-18)



SHOW MUST GO ON 
Han ensayado la canción durante todo el curso, con más insistencia en junio, y suben al escenario para dedicársela a sus familias.
La profesora los distribuye en dos filas. Suenan los primeros acordes y el pelirrojito situado en el centro, delante, comienza a llorar. Los demás se callan, lo miran, se miran y se contagian. Los padres, frente a ellos, bailan, sonríen y dan palmas para animarlos. El único niño que no derrama una lágrima es el pequeñito muy pálido que está en la esquina... Es una alegría abandonar un rato el hospital. Su madre es la única que llora.

DE CÓMO HAY COSAS QUE NO SE OLVIDAN
Aquellos rostros sin forma pretérita, vacíos de futuro en mi mirada, ahora tienen rasgos marcados. Se parecen a mis hijas, a mi mujer, a mis padres... Tienen la risa de mis amigos cuando volvemos a encontrarnos. Y lloran sobre charcos de pentotal sódico.
El espejo los muestra a un lado, a otro y detrás de mí.  No hablan, pero gritan al oír los truenos. Los veo como no los vi aquel día de tormenta cerrada que tiñó de rojo los campos de arroz. Los veo y escucho mientras mis balas cobran vida y su reflejo se apaga hasta hacerme desaparecer.

NO SÓLO EN FLORENCIA
El comisario llega a la escena del crimen. Sus hombres no han querido tocar nada. Junto al fallecido, encuentra un arco de Perlman, púas de Metheny, de Harrison y cientos de corcheas y fusas en los bolsillos de su pantalón. Se pone en cuclillas. Agarra a la víctima del hombro y lo gira lentamente, como si fuera de arena y pudiera desmoronarse. Las mejillas están manchadas de naranja y amarillo. Bajo el torso, pinceles de Van Gogh, Macke y Hopper. Aún huele a gas. Entre las costillas, adentrándose en el corazón del cadáver, los últimos versos de “Amor”. Maldito Bukowski.

PARQUE DE ATRACCIONES
De pequeño, vivía en un tiovivo que no quería abandonar. Llegó la adolescencia. Me obligaron a bajarme. Enfadado, probé varias montañas rusas. Me enamoré de María. Nos casamos. A los pocos años, vinieron Nuria y Juan. Todo iba perfecto hasta que nos vimos encerrados en una noria que giraba de forma tediosa. Conocí a Lidia. Subí al Enterprise, pero sólo logré dar vueltas a más velocidad. Mareado, quise volver con María para montarnos en el trenecito que recorría el parque. Cuando supe que me había olvidado, estaba en el pasaje del terror. Busco una salida. No será la caída libre. 

REMORDIMIENTOS
Sus actos truncaron su camino hacia el nirvana, pero no fue consciente de ello hasta unas horas antes de morir. Quizás porque el miedo, aunque destruye, también nos hace vulnerables. 
Antes de que se lo llevaran para el cadalso, conoció por vez primera la angustia del arrepentimiento.  Rompió a llorar. Pidió perdón a los familiares de sus víctimas mientras le ajustaban la soga al cuello.
Recuperó la fe y encontró la paz al creer que se reencarnaría en una hormiga o un pez minúsculo -ambos carecían de memoria-. Lo hizo en un elefante que recordaba con detalle su vida anterior. 


Los siguientes microrrelatos fueron finalistas del Wonderland de Radio 4 (RNE) en las fechas indicadas en el título de esta entrada (en el mismo orden que aparecen). Felicidades a Enrique Mochón, Javier Puchades, Lola Sanabria, Mei Morán y Belén Sáenz, ganadores de cada una de esas semanas y vaya mi agradecimiento para Rosa Gil y los profesores de la Escuela de Escritura del Ateneo Barcelonés.

http://blog.rtve.es/wonderland/2018/05/una-mirada-negativa-puede-convertirse-en-positiva.html
http://blog.rtve.es/wonderland/2018/05/la-fr%C3%A1gil-barrera-curativa-entre-la-vida-y-la-muerte.html
http://blog.rtve.es/wonderland/2018/04/agotamiento-sentimental-y-malas-interpretaciones.html
http://blog.rtve.es/wonderland/2018/03/las-cosas-no-pasan-por-qu%C3%A9-s%C3%AD.html
http://blog.rtve.es/wonderland/2018/03/cada-vez-cuesta-m%C3%A1s-cumplir-los-sue%C3%B1os-m%C3%A1s-sencillos.html

Radio Castellón (16-03-18 y 23-03-18)



El tratamiento

Mientras soñaba con un dinosaurio, se cayó de la cama. Tras golpearse con la esquina de la mesilla de noche, se abrió una brecha en la frente y su sangre salió negra. Asustada, fue a urgencias. El médico que la atendió vio que era tinta y ordenó su ingreso inmediato en la Biblioteca Municipal.  Allí, la sometieron a un exhaustivo estudio sobre géneros literarios y decidieron facilitarle libros de relatos, folios en blanco y una jeringa que funcionaba como pluma: era una escritora principiante, pero corrían por sus venas muchas historias breves propias con las que desangrarse.




Viento contra gravedad

Soy incapaz de asomarme a un precipicio. No por el vértigo, sino porque me entran unas ganas incontenibles de sentirme aire.
Dicen que tras golpearse contra el suelo, el tiempo que permanece uno vivo es tan efímero que no sufre dolor… Eso queda para quienes te aman.


Los anteriores microrrelatos fueron los ganadores del concurso semanal de microrrelatos de La Ser de Castellón. El primero debía contener la frase "Era una escritora principiante". El segundo: "Tras golpearse".
Vaya mi agradecimiento para Alberto Suárez y la librería Argot.






lunes, 5 de marzo de 2018

Cuenta 140 ("Reflexión")



Los siguientes microrrelatos fueron finalistas del Cuenta 140 en la última semana de concurso, dedicada a la reflexión. Los presenté con los seudónimos: Repio, artista, López, Broderick y Solano. 


En la puerta de su habitación, sin atreverse a dar un paso, se preguntaba qué habría hecho mal para que su mujer estuviera allí con otro.



Cambió de opinión mientras observaba cómo caía el bombero que había subido para persuadirlo del suicidio.




Una mañana, decidió ser espontáneo y hacer lo que dictase su corazón. Por la tarde, aceptaba el consejo del policía y llamaba a su abogado.



Al entrar en el baño, pensó que debía hacer una reforma. Luego, se preguntó si los sanitarios tendrían cabida en ARCO.



Pasaba noches en vela, reflexionando sobre las causas del insomnio.


lunes, 26 de febrero de 2018

Resultados del V Concurso Nacional Tono Escobedo "Las 7 notas musicales"

El "la"
Nada más despertar, imagino que el día es un pentagrama vacío al que debo ir añadiendo negras, blancas, corcheas,…  Levanto la persiana y miro al cielo. Independientemente de si está cubierto, despejado, de si chispea o diluvia, la  clave de mi partitura siempre es de sol.  Mientras me ducho, pongo la armadura de cualquier tonalidad en modo mayor -los tonos menores son tristes…-.  Sonrío al elegir como tempo el Allegro.  Desayuno dibujando los primeros compases y salgo a la calle lleno de vitalidad.  Pero cuando llega la noche y las melodías de la jornada alcanzan su fin, intento reproducir mi composición nota a nota sin lograr que suene como deseo.  Descubro que soy un instrumento desafinado, un violín con las cuerdas destensadas al que no puedo recolocarle las clavijas. Me falta mi diapasón. El “la”. Ella.




Este microrrelato resultó ganador del V Concurso Nacional Tono Escobedo "Las 7 notas musicales" en la categoría "La". Vaya mi agradecimiento para el grupo defotoLibros.
https://grupodefoto.com/bibliomania/novedades/80-resultados-del-v-concurso-nacional-tono-escobedo






domingo, 25 de febrero de 2018

Wonderland (24-02-2018)




La cita

Quedaron para tomar café. Juan parecía hundirse en el remolino que había formado en su taza para disolver el azúcar. Soltó la cucharilla, cogió aire y lanzó una frase aturullada: “Estoy enamorado de Amelia desde que erais novios”. David, sin alterarse, le advirtió: “Sabes que ella me quiere a mí…”. “Y eso me mata”, sentenció Juan. Entonces, David citó a Heráclito: “Nuestra envidia siempre dura más que la felicidad de quien envidiamos”.
“¿Ya no la amas?”, preguntó Juan. “Como nunca”, replicó David mientras deseaba que el humo que emergía de su taza y se difuminaba fuera el cáncer de Amelia.


El anterior microrreltato fue finalista del Wonderland de Ràdio 4 de RNE, ayer, 24 de febrero.
Gracias, Rosa Gil y Jordi Muñoz.



II Concurso de Microrrelatos La Radio en Colectivo / Valencia Escribe (mes de enero)




La vida en un día

Se levantó tarde. Tomó una ducha caliente. Bebió una tila. Se vistió. Cogió el metro. Llegó a la librería. Agradeció la asistencia de quienes confiaron en él.  Presentó su primer libro. Lo ovacionaron. Firmó ejemplares. Recibió la llamada de su ex. Tembló de emoción al escuchar que iba a nacer su primer hijo. Le pidió las llaves de la moto a su editor. Se despidió con un adiós generalizado. Puso rumbo al hospital. Esquivó dos coches tras saltarse un semáforo. Chocó contra un árbol.  Contempló  su hermosa copa. Sintió una enorme tristeza por no haber plantado uno antes de morir. 


¡Muchas gracias, La Radio En Colectivo y Valencia Escribe!

Cuenta 140 ("la especulación financiera", "la soledad" y "la oración")


El 150, de Dean
Al saber que la empresa pública que dirigía estaba en la ruina, reunió al Consejo y aumentaron las indemnizaciones por despido.

El 138, de Número e
En el bar, pagó con un billete de 100 y le devolvieron tres de 50. Se calló; cogió el coche. Tras multarlo la policía, supo que eran falsos.

El 126, de Lumce
Su asesor financiero le aseguró que podía hacerse millonario. Tras entregarle todos sus ahorros, recibió un billete de lotería.

El 123, de Alvarado
Buscaba, de forma urgente, inversores para su empresa mientras compraba acciones de su solvente competidora.

El 98, de Ove
Fue su mejor negocio. Ganó un millón de euros mientras sus gastos ascendieron a once con cincuenta: una media y una pistola de plástico.

El 46, de Dempo
Acabó comprando todos los negocios del pueblo. En pocas semanas, se convirtió en su único habitante.

Los anteriores microrrelatos que escribí para el Cuenta 140 fueron finalistas de la semana dedicada a la especulación financiera.


Tuvieron la misma suerte en la semana dedicada a la soledad, estos otros que presenté:

El 259, de Denver 
Lo convencieron para que fuera su representante. Cuando expuso todas las quejas al jefe, miró hacia atrás y no vio a nadie.

El 146, de Chalme
En su entierro, estaban todas las personas a las que amó y que en los últimos años no fueron a verlo.


Y fueron finalistas cuando el tema era la oración:

El 112, de Church
Noche tras noche, rogaba a Dios que lo sacara de allí. El día que menos lo esperaba, abandonó el hospital en un ataúd.

El 111, de Collins
Cuando apareció de la nada, pensaron que era su mesías. Tras rendirle honores, vieron que lo había enviado el dios de la tribu enemiga.

El 80, de Edelmiro
Entró en la iglesia para rogarle a Dios que lo sanara. El sacerdote, tras escuchar sus peticiones, le suplicó que primero fuera al médico.


http://www.elcultural.com/blogs_fecha/Cuenta_140/25/2/2018